Plata reluciente || SOCCER442 || football game

SOCCER442 football game

Plata reluciente


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
Plata reluciente
0 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.333 / 3

michu  Un día vimos jugar en Segunda división a David Villa con el Sporting. Más tarde pasaron por la categoría, y en el mismo equipo, el Castilla, futbolistas de la talla de Javi García, Borja Valero, Rubén De la Red, Esteban Granero, los hermanos Callejón, Juan Mata o Álvaro Negredo. Curiosamente aquel equipo, dirigido por Míchel, no pudo aguantar la categoría. Hoy, la mayoría de aquellos jóvenes aporta su calidad en equipos de campanillas. Y qué decir de los fabulosos futbolistas del Barcelona Atlètic. Por no citar al mago Jonathan Pereira, artista en A Malata con el Racing de Ferrol, a pesar de la pérdida de categoría del conjunto ferrolano; o David Silva, el duende de la SD Eibar. Pedro León, aquel fino centrocampista del Real Murcia, que las enchufaba desde el otro lado del campo; Beñat Etxebarria, el fajador del Betis. Y, Michu, la última gran perla que ha irrumpido en Primera desde la categoría de plata. La Segunda está llena de buenos condimentos, que trabajan para sumar en una situación nada sencilla, por cuanto que la mayoría de equipos están en Concurso de Acreedores.

 

  Miguel Pérez Cuesta, “Michu”, es un ovetense de 25 años que despunta en el Rayo Vallecano. Llegó de puntillas a Primera, tras terminar contrato con el Celta de Vigo. Se lo llevó el conjunto franjirrojo, uno de tantos inmersos en la Ley Concursal. En sus años celestes, había alternado la titularidad con el banquillo, pero siempre dejaba varias cosas claras: compromiso, intensidad, inteligencia y una llegada desde la segunda línea remarcable. Recuerdo un gol suyo por sorpresa en Balaídos ante el Tenerife a finales de febrero del año pasado, que otorgaba el liderato al equipo vigués. Pero, curiosamente, a partir de aquel partido el Celta fue cayendo, hasta llegar muy justo al tramo decisivo de la temporada. Sucumbió en el play off ante el Granada en la tanda de penaltis: Michu no acertó desde los once metros.

 

   Sabedor de que el futbolista terminaba contrato y no iba a continuar en el club, los mandatarios celtiñas vieron con buenos ojos el interés del Sporting por repatriarlo a Asturias. Le aguardaba el salto a Primera. Pero él es del Real Oviedo, creció en la cantera carbayona y jugó en el primer equipo azul. Por ello, desechó la oferta de los rojiblancos, para asombro de mucha gente que seguía el proceso desde un punto de vista desapasionado. Michu decidió aguantar hasta el final en el Celta e intentar llegar a la máxima categoría por otro camino. Libre de todo compromiso a partir del 1 de julio pasado, Felipe Miñambres y José Ramón Sandoval le fueron a buscar, porque le conocían muy bien como rival, y creían en él. Fue llegar a Vallecas y mejorar todo aquello que había apuntado en Vigo. En una posición más cercana aún al área, como llegador inmisericorde. Los buenos futbolistas cuanto más alto compiten mejor demuestran sus cualidades en beneficio del equipo.

 

   Michu volvió a a marcar ayer en La Romareda. Convirtió su décimo gol de la temporada, sin ser un delantero específico. Ante el Real Zaragoza comenzó como hombre más adelantado, pero se sintió liberado cuando, en la segunda parte, Diego Costa se colocó por delante suyo. El partido iba emapatado a uno. A falta de un cuarto de hora para el final, el conjunto vallecano completó una contra soberbia, con un último gesto de Michu que muestra una de sus grandes cualidades. Llegaba al área con otros compañeros; ellos pararon en seco esperando el centro y él reculó unos pasos, para procurarse un pequeño espacio, recibir libre la pelota e incrustarla en la portería de Roberto. Diez goles, la mayoría en resultados cortos, que suponen un manantial de puntos para el Rayo Vallecano.

 

   Hace unas cuántas temporadas Michu jugaba en el Real Oviedo: en Tecera y 2ªB. Le recuerdo en la matinal de aquel domingo en Zubieta, corriendo de un lado para otro, detrás de la pelota, con la media melena al viento. Su rival era el Sanse, equipo filial de la Real, con gente como Carlos Martínez, Elustondo, Zurutuza, Estrada y Agirretxe sobre el césped. Unos pocos años después todos ellos juegan en Primera, tras no pocas peripecias en el camino.

 

 

 

                                                                                              Naxari Altuna (periodista)  naxari altuna  @naxaltuna



COMENTARIOS

Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink: