La Torre Eiffel || SOCCER442 || football game

SOCCER442 football game

La Torre Eiffel


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
La Torre Eiffel
0 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.25 / 4

ImageSuenan estrofas de Georges Brassens por las calles de París. Los adoquines de los Campos Elíseos asoman relucientes, como tepes de hierba húmeda. Los sueños se deslizan por la ciudad de la luz merced a la nueva dimensión que adquiere su equipo de fútbol; un club que pretende convertirse en marca registrada: PSG.

 

   El Paris Saint-Germain es una entidad con más fama que palmarés. Aún no ha alcanzado el medio siglo de vida, y sólo cuenta con dos títulos de Liga (1985/86, 1993/94). Sus grandes ídolos son de otro tiempo. Los más recordados se emparejaron en la medular del primer equipo campeón: Luis Fernández y Safet Susic. El equipo que ganó la segunda Liga quizá tuviera más glamour, con gente como Ricardo Gomes, Valdo, Ginola, Rai y George Weah. Aquel grupo de futbolistas se convirtió en la bestia negra del R. Madrid y FC Barcelona en la Recopa y la Copa de Europa a golpe de fútbol, gracias, en buena medida, al equilibrio que procuraban dos medios silenciosos y audaces en su desempeño: el capitán Paul Le Guen y el todoterreno Vincent Guérin. Un equipo con mucho lustre sujetado por dos diques imprescindibles.

   Luis Fernández, el gran ídolo de los primeros años sobre el verde, guió a los parisinos a su primer triunfo continental desde el banquillo: la Recopa de 1996. Los jugadores más brillantes se habían marchado y la gran estrella llegó de Mónaco: Youri Djorkaeff. Desde entonces, el PSG colecciona disgustos ligueros, casi de la mano del Marsella, con el dulce regusto de alguna copilla. París se ha especializado en las copas locales (Coupe de France y Coupe de la Ligue). Durante casi dos décadas, los capitalinos han visto como el título liguero discurría por Nantes, Auxerre, Mónaco, Lens, Burdeos, Lille, Marsella o Montpellier. El PSG siempre terminó fichando a los animadores del torneo anterior, pero la impaciencia y su complejo contexto terminaban por desactivar las ilusiones del eterno aspirante.

   El último gran futbolista del equipo era el brasileiro Nene. El atacante zurdo ha completado dos muy buenas temporadas en París, totalizando 45 goles y 18 pases definitivos. El antiguo futbolista del Deportivo Alavés, entre otros, lucía el diez a la espalda: el número que siempre ha ilustrado a los grandes. Pero alguien que amenaza con suplantar a la mismísima Torre Eiffel, por altura de miras y atractivo futbolístico, amenaza con arrebatarle el número fetiche. El París Saint-Germain cambia de dimensión con la fortuna procedente de Qatar, relegando a un segundo plano al futbolista que le ha dado vida estas dos últimas temporadas: el rendimiento de Nene ha estado muy por encima del fichaje más costoso de la historia del club, Javier Pastore (42 millones de euros).

Grandes goleadores del club, como Pauleta, pasan a un segundo escalafón con la llegada del Yo más absoluto del fútbol. Su agente habla de una suerte de Gioconda futbolística. Alguien que campará por las arterias parisinas con el mismo porte desafiante que mostraba en Rosengard, el duro barrio de inmigrantes de Malmö que le vio nacer. Nadie sobrevuela con tanta suficiencia y poder decisorio por encima de sus equipos. Es la misma sensación que desprendía en su barriada natal, cuando jugaba con los otros chicos. Siempre buscando ser determinante desde el poderío. Es el eslabón supremo: Ibrahimovic, o simplemente Zlatan, el alquimista. Un tipo que dirige y remata los partidos a sus anchas, capaz de dibujar los gestos más bellos en consonancia con sus geniales ocurrencias.

 

   Le acompañan Thiago Silva en el fondo, y el joven Marco Verrati (gran proyecto italiano) en la zona ancha,
 y el guerrillero Ezequiel Lavezzi en punta. Ibra se suelta el moño y observa la ciudad de la luz desde su gran atalaya. La del futbolista que amenaza con ser el gran monarca del Parque, proyectando las ilusiones de la gente hacia cotas insospechadas hasta ahora para el PSG.

 

 

 

 

                                                                                           Naxari Altuna (periodista)  Image  @naxaltuna



COMENTARIOS

Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink: