Etiquetas y modas || SOCCER442 || football game

SOCCER442 football game

Etiquetas y modas


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
Etiquetas y modas
1 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.667 / 3

ImageEl pasado domingo resonaba la palabra Clásico en el subconsciente, con irremediable acento porteño; ese acontecimiento supremo que en breve volverá a repetirse en la cancha de Boca y River: el gran duelo del fútbol argentino. “Se viene Booooca…”, “Ahí está Riiiiiiver…”. La máquina del tiempo, la perspectiva histórica, la retórica futbolística, nos trasladan a Argentina, con las letras del “NegroFontanarrosa o la singular narración del Marcelo Araujo:“Se viene el Clásicooooo…”.

 

   Pero el pasado fin de semana el mundo hablaba de otra cosa. Nadie escapa al partido que, en los últimos tiempos, ha adquirido la etiqueta de “El Clásico”: una especie de distinción para el duelo en las alturas más globalizado del planeta. El Madrid-Barça o Barça-Madrid de toda la vida pasó a ser un día “El Derby”, para convertirse después en “El Clásico”. El calado deportivo-social de ambos clubes y la presencia de los dos grandes iconos del fútbol globalizado consiguen trasladar el pulso a los lugares más insospechados.

 

   “El Clásico” es una vieja marca importada. Casualmente, este fin de semana se ha disputado otro partido que ha adquirido ese mismo rango en Francia.  “Le Classique” le llaman: Marsella-PSG, una rivalidad más interciudadana, cultural, de filosofía de vida, que futbolística en sí misma. Porque, sobre el terreno de juego, nunca fue un duelo con solera. Entre otras cosas, porque el PSG apenas alcanza cuatro décadas de existencia.

En Francia, como en todo lugar, existen derbys regionales, ciudadanos -en otras categorías que no sean L1-, y rivalidades tradicionales, grabadas en la memoria colectiva, que nacieron en una época concreta: cuando el Stade Reims, Saint-Etienne, Nantes, Burdeos y Marsella tuvieron su momento de mayor esplendor. Al Lyon, que ganó siete ligas seguidas, no se le reconoce ninguna rivalidad concreta, más allá de la “pelea” vecinal con el Saint-Etienne. Pero al no coincidir en el tiempo sus mejores épocas, siempre rivalizaron de forma desigual. Cuando Ibrahimovic marcó un doblete el domingo en el Vélodrome y sonó aquello de “… But de Zlaaaatan… but du PSG à Marseille… Paris domine le Classique…”, el subconsciente volvía a surcar el Atlántico. Todos buscan vestir de etiqueta al gran partido de la temporada.

 

   Este año, curiosamente, no se dispurtará, por lo menos en liga, el derby más antiguo del mundo: Celtic-Rangers. El descenso administrativo del los protestantes ha pospuesto el célebre duelo de Glasgow. Un partido que trasciende lo futbolístico, manteniendo toda su esencia desde el primer día. Old Firm,for ever!

 

 

   Hace un par de años camino de Johannesburgo, un par de días antes de arrancar la Copa del Mundo, nos encontramos en la carretera con un grupo de hinchas chilenos, entusiasmados por la presencia de su equipo en un Mundial tras doce años de ausencia. La Roja volvía al gran escaparate del fútbol de la mano de Marcelo Bielsa. Tenía curiosidad por saber su opinión sobre un asunto. Les pregunté  a ver qué les parecía que a España le hubieran empezado a llamar La Roja, como a su selección. Antes era La Furia, convertida en La Roja de un tiempo a esta parte. Los chilenos se sentían dueños del copyright. Pocos días después, en Pretoria, antes del partido que les enfrentaba, la sensación era que sobre el césped había un desafío importante. Le tenían ganas especialmente a España, por cuestiones deportivas, y por el asunto del nombre. Ahora la marca es compartida.

 

   Etiquetas y modas del balompié que surgen, discurren, algunas veces cambian, y muchas veces coinciden. Por no hablar del famoso pivote, trivote, carrilero y esas historias del fútbol moderno. La evolución del juego va por otros derroteros.

 

 

 

 

                                                                                      Naxari Altuna (periodista) Image  @naxaltuna



COMENTARIOS

Rolon
12/10/12 04:08PM

Dale Booo, dale Booo, dale Boca campeon...


Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink: