El tiempo del fútbol || SOCCER442 || futboleko jokoa

SOCCER442 futboleko jokoa

El tiempo del ftbol

BLOGA


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
El tiempo del fútbol
0 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.25 / 4

Image

Los óptimos resultados, fruto de un juego bien estructurado, han elevado la confianza de los futbolistas de la Real a cotas muy elevadas. Es una concatenación de circunstancias: un estilo que ha ido madurando con la cosecha de puntos; propuesta consistente, fortalecida en la experiencia de los peores días, cuando en un momento dado parecía tambalearse; pero el tiempo, la paciencia, han terminado por relanzar una idea que ha florecido con buenos réditos. Resultados y propuesta futbolística se retroalimentan.

 

   La Real va dando pasos al frente con la pelota: en casa y lejos de Anoeta. Este proceso corrió el riesgo de cortarse hace un año cuando una derrota más habría dado al traste con el trabajo de Philippe Montanier. Aquel día la moneda casi cae de canto; Pepe Mel cargó con la cruz, que parecía iba a terminar con su periplo en el banquillo del Betis. Pero un año después, ese escenario agónico se ha convertido en todo lo contrario: fuente de alabanzas. Hoy todo el mundo mira con sumo gusto a la Real y al Betis.

 

   Montanier llegó a club txuri-urdin en un momento crucial. Se buscaba otro camino (uno más en muchos años), con un técnico que poco tenía que ver con su predecesor (algo tantas veces repetido en el fútbol). En las duras capeó el temporal, y cualquier medida de urgencia por el resultado más inmediato habría generado, quizá, otro giro argumental. Pero el viento fue cambiando de dirección; y a pesar de la música de viento y las voces contrarias que de cuando en cuando han venido poblando el estadio para censurar la labor del entrenador, al final la idea ha tenido tiempo para tomar cuerpo, y ahora el equipo rezuma confianza en la propuesta, amable a la vista y muy productiva.

La Real comienza a divertirse en el campo. La apuesta decidida por el vivero ha regenerado a un club que no hace mucho se movía en aguas bravas; inestable en tantos frentes. Y como sucede en este mundo, la pelota es el mejor termómetro para valorar la salud de un club. Y la Real apostó por ella, por futbolistas que cada día multiplican su valor de presente y futuro. Montanier abrió la puerta de forma definitiva a chavales que hoy comienzan a copar portadas: Iñigo Martínez, Asier Illarramendi, Rubén Pardo... La obstinación por alinear en su día a McDonald Mariga en el eje de la medular resultó una carga para el equipo, que fue más ligero y natural cuando empezaron a juntarse futbolistas más reconocibles.

 

   El refuerzo del frente ofensivo, con las adquisiciones de Carlos Vela y Chory Castro, junto a la evolución de los más jóvenes, el  desarrollo de futbolistas como Markel Bergara, y la irrupción de dos laterales afilados, confluyen en un camino firme hacia cosas buenas. Un equipo equilibrado y con variados recursos, que no precisa de un goleador específico para ser un equipo realizador.

 

   En el tránsito han ido cayendo defectos que pesaban como una losa. La inconsistencia que mostraba el equipo a domicilio era una rémora. Golpeaba la moral. Pero un día cambió la tendencia en Málaga, para ir creciendo con puntos de mejora. Y una curiosa circunstancia: los últimos siete rivales han terminado en inferioridad numérica (las virtudes del juego tienen mucho que ver).

 

   La Real muestra poco a poco autoridad para dominar y controlar los partidos. No siempre gana, pero cuando no lo hace rara vez pierde. El equipo acumula experiencias y la idea (acompañada por los resultados) es clara. Algo fundamental.

  

 

 

 

                                                                                  Naxari Altuna (periodista) Image @naxaltuna



COMENTARIOS

Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink:





www.bitymina.com-ek garatua