El futbolista eterno || SOCCER442 || el juego del futbol

SOCCER442 el juego del futbol

El futbolista eterno

BLOG


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
El futbolista eterno
1 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.667 / 3

ImageEl fútbol ha cambiado una barbaridad desde que luciera tirabuzones, recorriendo la banda izquierda sin desmayo. En aquellos campos, muchas veces impracticables, con esas porterías que parecían incrustadas entre la gente, él avanzaba como un torbellino. Los sábados comenzaban muy temprano ante el televisor, con el partido de la sobremesa. Unas veces desde White Hart Lane, más a menudo desde Anfield Road o Highbury, pero menos desde Old Trafford.

 

   Entonces eran más famosos los colorados del Liverpool o Arsenal, protagonistas de aquellas pugnas históricas a finales de los ochenta y primeros noventa. Ya por entonces, Alex Ferguson oficiaba en el banquillo del Manchester United, que difícilmente hacía sombra a los mejores equipos de Inglaterra. Era otra época. De cuando Steve McManaman arrancaba sus primeras carreras, o el malogrado David Rocastle ponía el acento al enésimo quiebro.

 

   El Manchester United ganó la Recopa de 1991 ante el FC Barcelona en Rotterdam, y aquello fue como una bocanada de aire para un equipo que quería volver a ser importante, pero fracasaba en el intento. Pasaban jugadores y no había manera de reverdecer viejos recuerdos. Estampas llenas de nostalgia retrocedían a los años cincuenta y sesenta. Demasiado lejos.

 

   Entre jugadores curtidos se vislumbraba algún joven prometedor llamado a liderar el cambio. Lee Sharpe podía haber sido uno de ellos.

Extremo zurdo punzante, tenía calidad y presencia para dibujar una trayectoria brillante, pero las lesiones truncaron su carrera. Suele suceder que, alguien llamado a ser importante, cae en desgracia, y ello abre la puerta a otro, para terminar éste último marcando una época. Nunca se sabe qué habría sucedido de haber triunfado el primero. Conjeturas.

 

   Hace 23 años el galés Ryan Giggs se estrenaba con la zamarra de los diablos rojos. Lo hacía el día de su 17 cumpleaños. La cabellera rizada lucía alborotada entre carreras de obstáculos, con grandes torres en el camino. Eran tiempos de Wimbledon, Leicester o Sheffield Wednesday. De cuando Chris Waddle apuraba sus últimos días como futbolista, y los foráneos comenzaban a desembarcar a mansalva.

 

  Image

En el otro costado del campo sobresalía un misil: el ucraniano Andrei Kanchelskis. Para entonces ya llevaba un tiempo Giggs recorriendo el perfil contrario. La izquierda tenía dueño. Conoció la nueva era triunfal del United desde el primer día. Desde que estrenara el palmarés de la nueva Premier League. Era la temporada 1992/93. El ejercicio anterior había encumbrado al Leeds United, capitaneano por un antiguo red devil: Gordon Strachan. Y de Elland Road vino, precisamente, Eric Cantona, el futbolista que ayudó a cambiar la mentalidad del Manchester United.

 

   Ryan Giggs servía balones al francés, a Brian McClair, anteriormente a Mark Hughes, y posteriormente a Teddy Sheringham, Andy Cole, Dwight Yorke, Ole Gunnar Solskjaer, o más recientemente a Ruud Van Nistelrooy, Wayne Rooney, Robin Van Persie o Chicharito. Ha superado todos los registros de partidos disputados; ha marcado en todas las ediciones de la Premier League (en la presente todavía no se ha estrenado); nunca le han expulsado de un campo; ha ganado trece títulos de liga; ha disputado 146 partidos de Champions League; y sigue impartiendo lecciones de fútbol, a punto de entrar en la cuarta galaxia (cumplirá 40 años a finales de noviembre).

 

   El galés volador se ha convertido en una reliquia del balompié. Un futbolista sabio que lee el juego al pie de la letra. Lo conoce y desgrana con destreza. La velocidad descansa en su mente madura. Por eso le reclama el entrenador: para escuchar las reflexiones del galés, y aplicar su conocimiento sobre el campo, cuando David Moyes lo estime oportuno. Porque Ryan Giggs todavía juega. Aún tiene recorrido. Es la huella del futbolista inmortal.

 

 

 

                                                                             Naxari Altuna (periodista) Image @naxaltuna



COMENTARIOS

neu
08/11/13 11:25PM

giggs artista bat eta zu naxari eree bai
eskerrik asko


Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink:





Desarrollado por BIT&MINA