Punto de encuentro || SOCCER442 || football game

SOCCER442 football game

Punto de encuentro


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
Punto de encuentro
0 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.333 / 3

 

ImageTodos se buscan y todos se encuentran. Socios del juego. Compañeros de buen pie y gran sentido colectivo; guía con un ideario claro y buena mano. Un año después, siguiendo la ruta trazada, sin temor a las tempestades, el punto de encuentro con el juego coincide con las coordenadas marcadas por Eusebio Sacristán cuando comenzó a esbozar su boceto. Había que desandar un camino tortuoso, porque los futbolistas de la Real tienen una sensibilidad que en nada coincide con el anterior entrenador.

 

    El conjunto txuri-urdin desliza una sonrisa a partir del contacto con el balón, desde el movimiento. Por eso lo quiere y lo busca con ahínco cuando no lo tiene, a partir de un posicionamiento óptimo. Desde el sentido colectivo.

 

   La confianza nace del punto de encuentro común. Que no siempre ha coincidido con la victoria. Ocurrió en Villarreal. Un gran partido, con mucha presencia en campo rival, sintiendo que aquello era un paso adelante, a pesar de la derrota.

 

   Asier Illarramendi es el gran eslabón. Propicia la salida limpia y Eusebio ha conseguido racionalizar su esfuerzo. Desde la posición. Su naturalidad ejerce de catalizador. Es el faro que alumbra el juego, el centro neurálgico del equipo. Su punto de encuentro. Por sentido del juego, por anticipación, tiene gran capacidad de recuperación.

Todos hablan el mismo idioma. Caminan de la mano. El movimiento coral, las permutas, multiplican las vías de llegada y compensan los desajustes. David Zurutuza y Xabi Prieto mejoran la secuencia de juego. Mikel Oiarzabal y Carlos Vela son los grandes animadores en tres cuartos de campo con sus rupturas, y Willian José es el delantero que da sentido y continuidad a todo. Más allá de los goles, como Imanol Agirretxe. Son puntas de alta gama. El gol es una parte más de su repertorio. Jon Bautista va tomando esa misma traza en el equipo filial.

 

   La sensación de dominio y seguridad que viene ejerciendo la Real en los últimos partidos ante rivales de diferente perfil y condición es el resultado de muchas pruebas, bastantes sinsabores, del atrevimiento. Personalidad. Todo arranca desde el fondo. Con Gerónimo Rulli, que cuando asumió el reto de ser el primer futbolista del once, sabía de su importancia en el engranaje a partir del juego de pies. “Tenemos que ser valientes y aprender a convivir con el riesgo si queremos crecer”, declaró el argentino al poco de llegar Eusebio. Con la pareja de centrales, encabezada por Iñigo Martínez. Líder en atrevimiento y determinación: lo mismo algún día pide tirar los penaltis tras su golpe franco certero en Gijón.

 

   El pasado verano Eusebio hablaba de mantener en la plantilla al central Raúl Navas, a pesar de llevar un año sin competir por culpa de las lesiones. “Contamos con él. Será un jugador importante”, se apresuró a decir. El sevillano comienza a acumular partidos.

 

   Yuri es el prototipo de Iñigo por el costado izquierdo. Ordenado por la corriente colectiva; un azote para el rival, cuando encuentra un resquicio. Y la guinda, de la mano del lateral derecho: Carlos Martínez. El futbolista que mejor representa el espíritu de este equipo. En los últimos años, por diferentes motivos, siempre arranca en la cola del grupo. Cuando un día le preguntaron por su situación, respondió así: “Tengo que estar preparado para cuando me necesite el equipo. Si no juego es porque los compañeros lo están haciendo bien. Siempre llega una oportunidad y hay que estar preparado”. Curiosamente, los mejores momentos de la Real en los últimos años han coincidido con su presencia en el campo. Es el mismo espíritu que encarnan futbolistas como Mikel González o Markel Bergara. La impronta del vestuario.

 

   Ahora que el juego fluye y llegan los resultados, conviene recordar el camino recorrido hasta llegar al punto de encuentro.

 

 

                                                                                      Naxari Altuna (periodista)  Image @naxaltuna



COMENTARIOS

Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink: