EGOS REVUELTOS || SOCCER442 || football game

SOCCER442 football game

EGOS REVUELTOS


Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 1449

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 327

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66

Strict Standards: Non-static method DataAccess::fetch() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/functions.php on line 569

Strict Standards: Non-static method DataAccess::establish_db_conn() should not be called statically in /home/soccer44/public_html/news/class/mysql.php on line 66
EGOS REVUELTOS
2 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4.8 / 5

El otro día me quedé perplejo viendo un extracto del tenso cruce de palabras que mantuvieron en directo en unatelevisión italiana

Arrigo Sacchi y Zlatan Ibrahimovic. El sueco estaba crecido tras haber convertido dos veces con elMilán ante el Auxerre. Ha comenzado el baile de máscaras que barruntaba el otro día. Sacchi dijo hace unos días que el Barcelona se había equivocado fichando a Zlatan. Y el sueco se la tenía guardada. Antes que nada: ¿SabráIbrahimovic quién es Sacchi? Su aportación al fútbol? Al Milán?

 

En el libreto del delantero la palabra respeto parece estar en paradero desconocido. Su biografía está repleta de dislates. Una vez, hace tiempo, le leí en una entrevista que cuando jugaba en la calle, en Malmöe, su ciudad natal, el único afán era “humillar a los otros chicos” que jugaban con él. De niño ya se sentía poderoso. Con esa estampa, y el talento innato que atesora, la diferencia con el resto se puede suponer.

Image

   Su trayectoria profesional está llena de desplantes: a entrenadores, compañeros, hinchas... Él nunca piensa en plural. Sólo aspira a ser el mejor, en un deporte colectivo. Hace dos temporadas marcó 27 goles con el Inter en el Calcio. Esos números en la Liga italiana son de escándalo. Un día, celebrando uno de esos tantos, señaló cierta parte de su cuerpo al público de San Siro, en claro signo de desprecio hacia su hinchada.

 

    Pep Guardiola intentó el más difícil todavía. Fichó al goleador alto más talentoso para fijar las defensas contrarias, mejorar el juego posicional con una referencia que ejerciera de imán, y facilitar la llegada de los compañeros. Todos nos hacíamos la misma pregunta: ¿Será capaz Guardiola de crear conciencia colectiva en un ego andante? Tras marcarle al Madrid, Zlatan se subió a lo más alto del carro. No miraba alrededor; sólo de arriba abajo. Y con ese talante se cayó, en esa misma dirección. Llegaba como una gran estrella y en Barcelona mostró la peor cara del estrellato. Leo Messi se reactivó, sintiendo que nadie le puede discutir el estatus supremo. Colocando al argentino por dentro, Guardiola buscaba “acercarlo más a Ibrahimovic”. Pero, en realidad, los alejó; porque el sueco considera el pasillo central como reinado exclusivo, donde sólo duermen su figura y su propia sombra. Todo ha de gravitar en torno a él y para él. Pero Messi voló sobre el nido del sueco. Zlatan se negaba a entender el juego de sus compañeros y decidió blindar su ego. Cuando Guardiola lo dio por imposible, Ibrahimovic se convirtió en un problema. Pero en el Barça nada ni nadie puede alterar su bien más preciado: el juego. Entonces, el delantero armó la maleta y volvió a Milán, a su anterior estadio, pero a la otra orilla. Siguiendo a sus únicos principios, él, el gol, ha llegado a un equipo de leyenda, necesitado de gloria,  y para ello está dispuesto a soportar cualquier capricho.

 

   Con éstos precedentes, el delantero sueco aprovechó su doppietta ante el Auxerre para ajustar cuentas con el entrenador que cambió el rumbo del fútbol a finales de los ochenta; un referente inmortal del balompié. Zlatan le dijo a Sacchi que era uno de tantos que hablaba demasiado. El antiguo técnico del Milán se había limitado a decir por qué Ibrahimovic no había funcionado en el Barça. Pero el jugador, fiel a su costumbre, sólo obedece a los instintos, y no se para a reflexionar si una eminencia del concepto colectivo como Sacchi puede tener razón o no en lo que dice. Envalentonado, comenzó a desafiar al italiano. El técnico le dijo que en la vida, ante todo, deben imperar el respeto y los modales. El jugador gesticulaba de forma irónica, subestimando al bautizado en su día como mago de Fusignano.

Image

   El fútbol no escapa a éste tipo de jugadores, desafiantes y egocéntricos, que se amparan en su enorme talento individual para ajusticiar al común de los mortales y vivir en un mundo exclusivo. Nicolas Anelka es otro futbolista de la estirpe. Con una trayectoria curiosa. Se declaró poco menos que en rebeldía, cuando tenía 17 años, jugando en el PSG, para marcharse al Arsenal. Luego le llamó el Madrid y provocó una situación similar. Incomparecencias injustificadas en el trabajo… Así hasta llegar al Chelsea. El pasado verano protagonizó un episodio incalificable en el Mundial de Sudáfrica. La Federación Francesa de Fútbol le sanciona para 18 partidos, y en la celebración de su primer tanto ante e Zilina, hace el ademán de tener las manos esposadas. Hay que ver...

 

   El otro día en el Bernabéu vimos a un Cristiano Ronaldo irritado: consigo mismo; con el público. No marca y se ve fuera de foco. Cada arranque suyo parece buscar la instantánea del siglo. El polo opuesto lo protagoniza Mesut Özil, en sus primeros días de blanco. Juega con una naturalidad impropia para un recién llegado a un club tan grande. Eso habla de su clase, de su inteligencia para adaptarse a un nuevo contexto, tan exagerado, por todo lo que proyecta el exterior a nivel de exigencia y noticias. El alemán combina y conduce, pero siempre con referencias visibles y conscientes, más allá del marco.

   Alguno de los medios más distinguidos gastan ríos de tinta en señalar “el gran problema”, que lleva camino de convertirse en affaire de estado: CR7 no marca. Hace poco vi un anuncio suyo, donde buscaba una camiseta. No la encontraba. Sus abdominales eran el reclamo. Ahí no entran en juego sus dotes futbolísticas. En el anuncio no encuentra la camiseta, y en el campo parece haber extraviado el gol… ¡Sólo porque no ha marcado en sus tres primeras comparecencias! Y él se ofusca. El equipo gana pero Cristiano tiene el ceño fruncido... Luego llega la rueda de prensa de rigor y ya en frío salta el tópico: “lo más importante es el equipo”. Y Karim Benzema todavía no ha entrado en escena.

Image

                                                                                                                                                                           

 

 

                                                                                                                               NAXARI ALTUNA (periodista)

 



COMENTARIOS

Yo
01/08/11 01:06AM

Y acabando la temporada Sacchi ha elogiado a Ibrahimovic, y al sistema de Allegri que antes tambin haba criticado. Qu difcil es equivocarse.


Betikuko
20/09/10 06:49PM

Pinta de chulo tiene pero todava lo es ms, pena impresionante jugador pero la cabeza no le da


Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink: