Octavos en conserva || SOCCER442 || football game

SOCCER442 football game

Octavos en conserva

Octavos en conserva
1 Comentarios - 1/52/53/54/55/5 - 4 / 3

    El tren está a punto de parar el la siguiente estación: invierno. La competición continental aparca los sudores con la agenda preparada para el final de la estación. El sorteo de la Champions League llega con abrigo de plumón; porque el invierno envía una bolsa de aire gélido, y las orejas apenas se divisan en el enorme manto blanco que es Europa. Muchos quisieran ver ese color en primavera. Otros tantos ni en pintura. 

sorteo champions

 

El atractivo de esta competición, históricamente, reside en su carácter multicolor. El final del otoño nos presenta un gran pergamino inmaculado donde dieciseis aspirantes evocan sus ansias a ras de césped.

   Pocos ven más allá de FC Barcelona y Real Madrid. El momento quizá sugiera eso, pero la historia lo desmiente. Hay un detalle muy importante: otoño no es invierno e invierno no es primavera. Las golondrinas a veces traen mensajes inesperados. La primavera queda lejos y los sentidos cambian en la dirección del viento. Hay que medir los momentos en el instante, y las circunstancias deciden el devenir de los acontecimientos. Pero puestos a calibrar posibilidades, por estructura y recursos…

  

   Inter-Bayern

 

   No todo es Barça-Madrid, afortunadamente. Máxima consideración a los finalistas de la pasada edición. Ninguno es ahora mismo lo que fue entonces, y quizá, sólo el Bayern se acerque en primavera a la mejor versión de la pasada temporada. Ambos equipos sufren los rigores del año mundialista. Con incesantes lesiones de jugadores determinantes. En el conjunto bávaro recién volvió Ribéry y para febrero se espera que Robben esté en funcionamiento. Con la Bundesliga prácticamente perdida, volcará sus esfuerzos en la Champions. Dos jugadores llaman la atención últimamente, el goleador Mario Gómez y el medio polifuncional Tymoschuk. El gigante bávaro volverá.

   El Inter post-Mourinho está desvencijado. Sin posibilidad de fichar por sus desequilibradas cuentas, tiene roto a cantidad de futbolistas. Sin frescura física, y quizá hastiados mentalmente por la exigencia emocional que entraña estar a las órdenes del portugués. Rafa Benítez tiene una dura reválida, y sus futbolistas también.

 

   Arsenal-Barcelona

 

   Dos equipos con la misma sensibilidad. Dos escuelas únicas. Un concepto de fútbol singular. Cuestión de sentimiento. Es otra cultura de fútbol que se vuelve a fusionar en un rectángulo de juego por espacio de, al menos, 180 minutos. Pero, dentro de la similitud, hay grandes diferencias entre ambos equipos. Diferencia de calidad individual, de cuajo, de pisada, aunque la huella se asemeje. El Barça es caviar nuestro de cada día; del Arsenal se espera que el delicioso elixir de eterna juventud no prolongue su inocencia.

   Samir Nasri está en su mejor momento de forma y Cesc Fábregas tendrá otra oportunidad de medirse a su equipo. Junto a Wilshere prometen grandes momentos ante sus coetáneos de la zona ancha. Llegadas por sorpresa en un equipo con más peso goleador en la segunda línea que en la misma punta del ataque.

 

   Lyon-Real Madrid

 

   Difícilmente se va a repetir lo de la pasada temporada. El Madrid es otro Madrid, con más recursos individuales y otra hechura como equipo; el Lyon sigue con la inestabilidad de la pasada temporada. ¿Acaso sonó la flauta? No. En el partido de ida los franceses ahogaron al Madrid y fueron al Bernabéu con un gran resultado (1-0). Con la eliminatoria empatada, en el descanso, Claude Puel realizó una maniobra que desequilibró la contienda en la zona ancha, y el conjunto blanco fue menguando, hasta sufrir el zarpazo definitivo. Mal en la Ligue 1, desconcertante en la Champions League. La mejor noticia para el conjunto francés es que sólo puede mejorar, y eso le puede alcanzar para competir con ciertas garantías ante el Real Madrid. Los blancos todavía no le han ganado al Lyon en los seis partidos que han jugado en los últimos años. El único jugador que está a la altura es Lisandro López: FUTBOLISTA.

 

   Milan-Tottenham

 

   Aquí puede pasar lo que, a priori, no debiera ocurrir, analizando la historia de ambos equipos: quel el Tottenham elimine al Milan. Es como si, de repente, los Spurs pudieran eliminar al Madrid. Pero hoy por hoy, se percibe una diferencia entre los dos clubs más laureados de Europa.

   El Milan tiene muchos kilates en la vanguardia, brillantes individualmente, pero desenganchados del juego. Un centro del campo algo pesado, ligeramente revestido con la presencia de Kevin Prince Boateng. El ganhés tiene mucha presencia y llegada. Pirlo es un valor seguro, y la guardia pretoriana que le secunda sufre en partidos de ritmo alto, como propone el Tottenham.

   Los londinenses cuentan con la sensación de la primera fase: Gareth Bale. Un zurdo descomunal. Un pura sangre con manejo de balón; pasador y goleador. Está ante su gran oportunidad. Como Luka Modric, el catalizador croata, una delicia en sus mejores días. Van der Vaart vuelve por donde solía. Y qué decir de Pavlyuchenko… ¡Ay si vuelve a marcar! Podemos tener noticias de su simpático progenitor. Pero hay un detalle muy a tener en cuenta: el Tottenham recibe muchos goles. Es cierto que ha quedado primero de grupo, que ha protagonizado partidos espectaculares, con desventajas que parecían definitivas. Pero siempre vuelve. Eso sí, Gomes es un portero que no imprime ninguna seguridad. Una eliminatoria con muchas aristas.

 

   Marsella-Manchester Utd.

 

   El equipo de Alex Ferguson es un valor seguro en los grandes compromisos; el Marsella viene de muy lejos. Ha tenido que esperar 17 años, desde su primer y único título, para jugar unos octavos de la CL. Le ha costado muchísimo llegar a esta situación. Es la viva imagen de su entrenador, Didier Deschamps. Sobrio, abnegado, sin demasiada vistosidad; pero efectivo. El Vélodrome es uno de los estadios más pasionales del panorama futbolístico, pero, curiosamente, es ahí donde ha fallado en los últimos tiempos el conjunto provenzal. Lucho González, a su manera, pone el toque de distinción, con el efervescente zurdo André Ayew (hijo del mítico Abedi Pelé), el eléctrico Mathieu Valbuena, el escurridizo Loïc Remy y el goleador André-Pierre Gignac. César Azpilikueta, lesionado hace un par de semanas, se perderá el resto de la temporada.

   El Manchester United tiene suficiente fuerza y dosis de talento como para competir siempre. Nani crece por momentos, jugadores como Park cumplen con sobriedad, y Wayne Rooney sólo ha susurrado esta temporada.

 

   Valencia-Schalke 04

 

   Dos historias bien diferentes. Consistencia y velocidad a raudales por un lado; ingeniería pesada, a ritmo de orgullo por otro. Curiosa dualidad: Valencia puede ser inclemente hasta cuando ganan sus chicos; Gelsenkirchen es un espectáculo a pesar del errático paso de los suyos. Los alemanes ganan por convicción; les cuesta un mundo. Curiosamente, en Europa son más solventes. Pero verlos jugar es un ejercicio que requiere mucha paciencia. Raúl enharbola la bandera allá por donde va, y tiene a Huntelaar como socio de ataque. El Valencia, con sus bandas magnéticas y los arietes de gran pegada, parece más dotado. El partido de Alemania, sólo por su ambiente, merece la pena.

 

   Roma-Shakhtar Donetsk

 

   Los italianos se están acostumbrando a comenzar descolgados y pegar un arreón final de impresión. Pero en esta eliminatoria lo van a tener difícil ante el máximo exponente del emergente fútbol ucraniano. Totti sigue liderando a los giallorossi, junto al inevitable Vucinic. Ahora se suma el goleador Borriello. Demasiados altibajos para enfrentarse a un valor que va creciendo con el transcurrir de los años a golpe de talonario. El Shakhtar bien podría jugar elBrasileirao. Mircea Lucescu cuenta con una pleyade de figuras brasileñas de primer orden: jóvenes pero sobradamente preparados. Douglas Costa, Jadson, Fernandinho, Luiz Adriano y demás juegan con mucha alegría, sin mirar al retrovisor, en un estadio imponente, de reciente construcción. Podríamos hablar del equipo sorpresa de esta competición, el que, de repente, asomará en las alturas sin que estuviera previsto.

 

   Copenhague-Chelsea

 

   Eliminatoria curiosa. Un duelo físico tremendo. El Copenhague es una de las aportaciones más destacadas del presente torneo, por frescura y respuesta ante sus rivales. Sobre todo en los partidos ante el FC Barcelona. Stale Solbakken le planteó dos partidos muy complicados a Pep Guardiola. Los más difíciles de la temporada, quizá. Su vigor y efervescencia contrasta con el preocupante bajón del Chelsea, que empezó la  temporada como un huracán y comienza a quedarse en un suspiro. La tendencia negativa del equipo coincide con la marcha del segundo entrenador Ray Wilkins, un hombre muy querido en el vestuario, en circunstancias nada claras. Problemas físicos se suman a la pérdida de efectividad y contundencia de un equipo que, quizá, comience a acusar el paso de los años.  Los londinenses tendrán que aplicarse para eliminar al conjunto danés.

 

 

                                                                                                  Naxari Altuna (periodista)  Image



COMENTARIOS

Joao Avelange
19/12/10 04:03PM

Espectacular analtica.

GRANDE!!, una vez ms.


Añadir un comentario

:angry: :flowers: :blink: :pinch: :blushing: :crying: :ermm: :getlost: :grin: :happy: :hug: :kiss: :laugh: :blah: :smile: :sad: :tongue: :wink: